sábado, 29 de diciembre de 2012

Sobre la Maldad


 La Maldad es una de las características más humanas de los humanos. De hecho, según algunos científicos, la palabra humano viene de una mala traducción del término latino “Huff-malus”, que se traduce en “malo hasta la saciedad”. Se supone que al haber coronado la cadena alimenticia y quedarse sin mayores enemigos naturales, el hombre desarrolló la maldad como medio para controlar a la población.
La maldad puede ser definida como la capacidad de cagarse en el prójimo y disfrutarlo, como la tendencia a evitar que a los otros le vaya mejor que a uno, o la compulsión por empeorar lo que ya esta malo, así sea también en perjuicio del que lo causa. Si bien está relacionada con el mal, no debe confundirse con éste, pues la primera es una aptitud y el segundo una poderosa empresa.
A las personas malvadas se les puede reconocer por sus cejas arqueadas y risa característica (¡Muahahaaaa!). Pero según algunos entendidos, las personas realmente malas tienen sonrisa bonachona y mirada de estúpido. Esa apariencia inocente es lo que les permite ser peligrosamente perjudiciales, sobre todo para quien los mira y se percata de ellos, pues se morirá de risa.

.......

Según Freud todos los actos malos son culpa de los papás de uno, y tiene razón, la gente es mala porque los padres los traumatizan tal como a ellos los traumatizaron los suyos y el destraumatizador que los destraumatice buen destraumatizador será. Las evidencias de la maldad de los padres son muchas: Los padres secuestran (¡te quedarás ahí en tu cuarto!), torturan (con todo tipo de instrumentos: correas, chanclas voladoras, palmadas, collejas ilustradas, insultos devastadores pero ciertos...), esclavizan (¡a la tienda a por leche!), mienten (que vendrá el coco y te comerá),¿de dónde vienen los niños? (de la cigüeña, de París...),amenazan a peor...(como te caigas te mato) te hablan confusamente y te hacen inseguro(¡ven que te voy a pegar una...!)y de toda la mitología de la Navidad ¿que me decís? con ese Papá Noel que viste de Coca-Cola... jajaja, chantajean (hazlo y serás mi favorito) y después lo llevan a uno al colegio...para que no piense más, pues se lo dan a uno ya todo pensado y si no lo haces te pasa como a mí que la profe te pone en observaciones de las notas “no se integra en el grupo” y entonces en casa  siguen "cultivando" la futura maldad de adulto. Lo peor de todo esto es que supuestamente lo hacen por nuestro...¿bien?

Después de esta reflexión me apetece ser un poco maliciosa hoy pues ser siempre buena me aburre, así que he decidido escribir este comunicado a todo aquel que siendo malvado, sabe y es consciente que lo es.

Aunque mi lado sigue siendo bueno...y puedo afirmar que odiar perjudica seriamente su salud y la de los que le rodean, es costoso, no relaja y...ENGORDA.

Así que no fumen mierda y hagan limpieza de colon.

Y sean buenos, que vienen los reyes en breve sino ya saben... 

carbón  para calentarse que las energías están por las nubes... 
¡Feliz año 2013!

Mónica Calvo 



Lluvia en el recuerdo



Hoy quiero hacer una sinfonía de palabras
para que se fundan en el aire y lo respires
hoy quisiera guarecerme en tu dulce recuerdo
donde se forjaron los deseos y confines.

Recuerdo cuando tallamos juntos esas nubes
del cielo pardo y gris que tu ausencia me ha dejado
recuerdo formábamos figuras, querubines
que flotando danzaban a lo alto del tejado.

Soñé que habitábamos otros bellos lugares
donde las playas eran cuna de nuestros besos
flotábamos volando sin complejo por mares
donde nada se escuchaba excepto nuestros sesos.

Desperté sola pero con el alma cantando
tarareaba música celeste: era el trueno
y desde ese momento tú se me evaporaste
condesando mis recuerdos en lluvia de versos.

Mónica Calvo.

viernes, 3 de agosto de 2012

Añoro tu paisaje

video

Tengo miedo de perder la maravilla
de tus ojos con sabor aceitunado
que de noche se cuela en la rejilla
del amor y de los versos que te he dado

Añoro aquellas tardes con su viento
y ese tacto de tu piel que es pura arcilla
y abrazada por tu lengua y por tu aliento
me lanzaba en el vacío hasta la orilla.

Eras el tronco y la savia de mi río
mis nubes, mi cortina y mi tejado.
Amor que se pierde, amor altivo.

pasiones que lejos han quedado
en el vértice del fuego de mi ombligo
con hojas de mi otoño enamorado.

Nika C.